CONVOCATORIA PARA DESARROLLAR PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

La Fundación Fogones y Bandera propone dos líneas de investigación para el año 2016, como una forma de generar reflexión, pensamiento y acción en el ámbito de la gastronomía venezolana, que sirva de referencia y estudio para los cocineros, estudiantes y profesionales.

Planteamos estas investigaciones por que estamos convencidos de la necesidad de consolidar una marca país que asuma la gastronomía como bandera, sustentada sobre pilares de ética, responsabilidad social y ambiental. En ese sentido, consideramos que los resultados de las investigaciones del ámbito gastronómico deben estar accesibles para todos, en formatos que permitan fácil descarga y libre socialización.

REQUISITOS DEL INVESTIGADOR (A):

Podrá participar en el proceso de selección para ejecutar proyectos de investigación propuestos por Funfoba personas residenciadas en Venezuela, mayores de edad, interesadas en la investigación y el desarrollo de la cocina venezolana como patrimonio cultural inmaterial.

Los resultados de las investigaciones auspiciadas por Funfoba estarán colgados en nuestra página web, descargables de forma gratuita. Es por esta razón que aquellas personas interesadas en presentar sus proyectos de investigación deberán ceder sus derechos para que éstas se publiquen en la Web y eventualmente se impriman en libros.

LÍNEAS Y PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN PARA EL AÑO 2016

ajiSe plantea el desarrollo de un Proyecto de Investigación que responda a las incógnitas ¿que describe a la cultura gastronómica margariteña?, ¿Cuáles son los descriptores gastronómicos con los que se puede y quiere mercadear esta región del país?

El resultado de esta investigación permitirá crear un Afiche de descriptores gastronómicos locales y al mismo tiempo será un ejercicio metodológico para hacer un índice iconográfico de aquello que nos representa gastronómicamente desde lo más profundo; replicable en otras regiones del país, donde también es importante documentar y pensar sobre el hacer culinario y gastronómico.

Para el logro de estas respuestas se plantea utilizar la clasificación de descriptores gastronómicos de Sumito Estévez, según la cual existen descriptores gastronómicos primarios, secundarios, terciarios y de cuarto orden.

En ese sentido, la investigación contemplará las siguientes nociones conceptuales:
La cultura gastronómica es un ser vivo. Nace, evoluciona, no es estática, posee características que la diferencian de otras, aprende a sobrevivir y adaptarse, necesita que la alimenten y si se descuida puede morir. Si queremos entender a ese ser vivo, lo que en el fondo es aprender a entendernos, tenemos que empezar por saber que nos describe. Descubrir que tenemos y que nos hace únicos. Aprender como colectivo cuales son los aromas que constituyen nuestro ADN cultural.

Establecer elementos culturales indiscutibles obviamente no es tarea fácil. Pasa por concertar el matrimonio de dos expectativas: aquellas que espera encontrar quien nos visita, y aquellos aspectos de nuestra cultura por los que uno desea ser conocido.

Pero una vez que se toma la decisión de cuáles son los descriptores gastronómicos con los que se puede y quiere mercadear una región o país, el paso siguiente es publicarlos.

El primer descriptor de toda cultura gastronómica es el ingrediente. Aquel que recolectamos de la tierra, que pescamos o que criamos.
Los descriptores primarios son los que le dan características exclusivas a los platos de un país. Por ejemplo en la cocina margariteña es fundamental el ají margariteño, el cazón, el tomate margariteño, el chucho o la raya. Son descriptores primarios que definen parte de la gastronomía insular.

Son aquellas preparaciones populares usadas como ingredientes en otros platos, o que podrían usarse en caso de que un creador decida aventurarse en nuevos territorios. El gran inventario de las conservaciones, confituras, embutidos, salsas no perecederas, licores, mezclas de especias… en fin, el gran legado de saberes populares en los fogones que termina en otras ollas. ¿Podría un cocinero inventar un postre como el bombón de piñonate sin que éste haya sido preparado por las dulceras de Fuentidueño, en el municipio Díaz del estado Nueva Esparta? ¡No! Para hacerlo necesita estar acompañado de las manos populares que tradicionalmente preparan este dulce margariteño.

El ejercicio de investigar y listar los descriptores secundarios implica tanto descubrir e inventariar las preparaciones históricas, como aquellas que se van sumando con cada generación.

Técnicamente el conjunto de descriptores secundarios podría subdividirse en aquellas recetas (populares o industriales) que pueden consumirse per se, pero que también pueden usarse como ingredientes (mermelada de ají margariteño, chorizo de malacho, confitura de frutas, queso de cabra, etc.), y aquellas recetas (históricas o modernas) que no se consumen solas, como sería el caso de un trozo de pescado salado, salpreso o una pasta de ají margariteño.

Constituido por el recetario que nos representa, el compuesto por recetas tradicionales, iconográficas, urbanas y nuevas, que resume en gran medida nuestra forma de ser.

Se trata de inventariar el recetario de las regiones, porque eso que se llama cocina nacional no es más que la sumatoria del recetario de las regiones que componen un país, por ejemplo reunir el recetario del sancocho de pescado, del tarkarí de Chivo, de la empanada de cazón, del pastel de Chucho, de la fosforera o el consomé de guacuco es una forma de documentar parte de la identidad margariteña.

Definir el recetario que nos representa es de hecho uno de los aspectos más polémicos a la hora de poner de acuerdo a la gente, porque dentro de los aspectos culturales populares la cocina es sin lugar a dudas la expresión más conservadora de todas.

Los descriptores terciarios contemplan el recetario que espera comer el visitante y el que come tradicionalmente las personas de la zona. Estos descriptores responden a tres preguntas fundamentales: ¿cómo nos ven?, ¿cómo me vendo?, ¿cómo me gustaría ser reconocido?

Aborda el aspecto de los utensilios usados para comer, de las costumbres a la hora de comer y de los gustos y ritos que nos diferencian.  Por ejemplo para los orientales es común  y lógico comerse el pescado frito con las manos,  sentarse alrededor de  la olla de sancocho o de tarkarí y desde allí compartir la comida, usar taparas para servir la sopa o beber agua, en fin, existe en cada región una serie de formas de comer, utensilios específicos que diferencian un espacio de otro.

PESCADOS VENEZOLANOS

emprendimientoLa Fundación Fogones y Bandera plantea un Proyecto de Investigación sobre el Pescado venezolano, cuyo resultado permita la publicación de un Diccionario gastronómico del pescado en Venezuela, que permita al usuario conocer la diversidad de pescados que proveen nuestros mares y ríos, cómo identificarlos, qué técnica de cocción les conviene más y cómo pueden conservarse.

Se trata de una investigación que dé cuenta de la diversidad del pescado existente El Caribe, clasificación, consumo y estacionalidad, pesca, veda legal o moral, usos gastronómicos, técnicas de cocción y conservación, ritos e imaginario vinculado con, entre otros aspectos.

El objetivo es publicar, en principio de forma digital y luego impresa, un Diccionario Gastronómico del Pescado que pueda consultarse indistintamente por orden alfabético según el nombre del pescado y según las técnicas gastronómicas que debe aplicarse a cada especie. Al mismo tiempo que pueda consultarse según su estacionalidad por cada uno de los meses del año.

ESTRUCTURA DEL DICCIONARIO

Por orden alfabético:

Especie de pescado:

Clasificación.
Nombre popular.
Nombre científico.
¿Cómo se reproduce?
Tamaño ideal para su consumo, según:
Expectativas ideales de un cocinero para su cocción y consumo.
Consecuencias morales alrededor de su consumo cuando tiene un tamaño que afecta su supervivencia y reproducción.
Consecuencias legales que implica consumir una especie con protección legal.
Cálculo de costos según tamaño.

Mínima historia popular que resuma cómo se ve ese pescado en el imaginario local, como por ejemplo, el caso del Sapo bocón que en el estado Nueva Esparta suele ser visto de manera despectiva por su aspecto externo, cuando en realidad se trata de un pescado muy codiciado en Europa, donde es conocido como Rape y se utiliza frecuentemente por sus excepcionales condiciones para preparar sopas, gelatinas y guisados.

¿Qué se puede hacer con este pescado? Técnicas ideales de cocción, en positivo. Por ejemplo; “ el Pescado Sapo Bocón es ideal para preparar sopas, guisos y gelatinas”.

Por orden alfabético:
Técnicas de cocción y preparación. Por ejemplo: salazón, salpreso, oreado, frito, hervido, pisillado, guisado, ahumado, molido, encevichado, embutido, gelatinizado, horneado, entre otras.

Mes a mes:
Qué tipo de ritos, costumbres, canciones, dichos populares existen asociados a ciertos pescados, presentados mensualmente. (Enero, febrero, marzo, abril, mayo,junio, julio, agosto…)

En qué época del año se puede o debe comer, cómo se usa en el mundo gastronómico.

PRESENTACIÓN DEL PROYECTO

Los interesados en desarrollar cada uno de estas investigaciones deberán presentar de forma digital un Proyecto de Investigación que contenga:

  1. Introducción
  2. Justificación
  3. Objetivo general
  4. Objetivos específicos
  5. Cronograma de trabajo y presupuesto
  6. Desarrollo
  7. Conclusiones
  8. Bibliografía.

Introducción quiere decir presentación y por lo tanto éste debe ser su propósito y contenido. Se presenta, narra, describe, critica o analiza el contexto y las condiciones que condujeron al desarrollo del trabajo de investigación.

Exposición de todas las razones que motivan a realizar la investigación.

Explica por qué es conveniente llevar a cabo la investigación y cuáles son los beneficios que se derivarán de ella.

Objetivo general:

Parte del trabajo de investigación que explica de forma detallada por qué es conveniente y cuáles son los resultados que se esperan con el desarrollo del trabajo. Plantean de una manera amplia hasta dónde va a llegar la investigación.

Objetivos específicos

Los objetivos específicos expresan metas concretas que son necesarias para alcanzar el objetivo general.
Existen algunos criterios para redactar correctamente los objetivos:

1. Se redactan comenzando con un verbo en infinitivo (determinar, demostrar, evaluar, relacionar) que indique la acción que se ha de llevar a cabo en la investigación.
2. Deben estar dirigidos a los elementos básicos del problema.
3. Deben ser factibles de alcanzar.
4. Deben ser claros, es necesario evitar la ambigüedad. Expresiones que no indiquen claramente lo que se va a realizar deben evitarse en la redacción de los objetivos, por ejemplo los términos “adecuada”, “bien hecha”, “lógica”, “útil”, pueden ser interpretados de diferentes maneras y por lo tanto no deben ser utilizadas.
5. Deben ser precisos, es decir, contemplar un solo aspecto del problema.
6. Los objetivos específicos deben seguir una secuencia lógica que indique los pasos o etapas que se han de cumplir para lograr el objetivo general.

Cronograma:

Planificación para la ejecución del proyecto de investigación, según el tiempo a emplear en ella.

Presupuesto:

Calculo de los costos de la investigación según lapsos establecidos.

Desarrollo:

Ejecución de los objetivos y sistematización de los resultados.

Conclusiones:

Resultado del trabajo con aporte y apreciaciones del investigador.

El proyecto deberá enviarse en formato digital al correo electrónico fogonesybandera@gmail.com.

Cada correo debe tener los siguientes archivos adjuntos:

  • Una hoja en formato PDF con los datos personales del concursante como: Nombre completo, cédula de identidad, teléfono y correo electrónico.
  • Proyecto de investigación en formato PDF.
  • Resumen curricular actualizado del aspirante que no exceda de 4 páginas tamaño.
    Carta, letra Times New Roman, tamaño 12, con sus respectivos soportes. Debe incluir indicación precisa de los estudios cursados, actividades profesionales desempeñadas, premios obtenidos, publicaciones realizadas, idiomas y otros datos relevantes.
  • Dos cartas de recomendación emitidas por profesionales del ámbito gastronómico, de las que emanen opiniones sobre las competencias, capacidades y condiciones del aspirante para llevar a cabo el proyecto presentado.

PROCESOS Y CRITERIOS DE SELECCIÓN

La directiva de la Fundación Fogones y Bandera designará una comisión que se encargue de analizar los proyectos recibidos, para aprobar o no su financiamiento y desarrollo. Los criterios de selección se regirán por:

  • Claridad y precisión del proyecto.
  • Análisis presupuestario.
  • Coherencia con las líneas y proyectos planteados por Funfoba para el año 2016.
  • Pertinencia del cronograma de trabajo y presupuesto.

Al momento de ser seleccionado como investigador, el aspirante deberá firmar con Funfoba un contrato o carta de Compromiso, en la cual quede establecido los parámetros legales de la investigación y las responsabilidades contraídas en el caso de no cumplir con lo pautado.

Funfoba designará una comisión de acompañamiento y supervisión de Proyectos de Investigación que cada dos meses se reunirá con los investigadores para evaluar los avances del proyecto según el cronograma de trabajo presentado.
Los responsables de los proyectos se comprometerán a presentar informes económicos y técnicos en los tiempos indicados.

El incumplimiento de las responsabilidades que asumen los investigadores al recibir el financiamiento, tendrá como consecuencia la invalidación de los involucrados para futuras convocatoria y la devolución del 100% del dinero otorgado

FINANCIAMIENTO

La Fundación Fogones y Bandera tiene como meta para el año 2016 desarrollar los dos proyectos de investigación mencionados, mediante actividades de autogestión y patrocinio que permitan cancelar costos y honorarios del investigador, según cronograma de trabajo y desembolso aprobado.

La Junta Directiva de Funfoba atenderá todos los casos no estipulados en la presente convocatoria pública y serán comunicados de manera oportuna a los interesados.